Saltar al contenido

Mejores zapatillas para correr: Guía de compra 2018

zapatillas para correr 2018

Encontrar unas zapatillas de running que se amolden perfectamente a tu pisada runner no es tarea sencilla. En el mercado existe tal variedad de modelos de zapatillas para correr que hace que tomar esta decisión sea altamente difícil.

Sin embargo, dedicar tiempo a escoger la zapatilla running perfecta es esencial para salvaguardar el rendimiento del corredor, reducir el impacto de cada zancada y evitar lesiones. Por eso, hemos querido redactar esta guía para comprar las mejores zapatillas para correr 2018. Si estás buscando nuevas bambas para correr, te recomiendo que sigas leyendo.

Zapatillas para correr: ¿Qué mirar antes de comprar?

Partes de la zapatilla running

Antes de entrar de lleno en los aspectos relevantes a la hora de elegir calzado deportivo, es importante conocer cada una de las partes de una zapatilla.

La suela

Es la parte que contacta de manera directa con el suelo. Su superficie está dotada de tacos que pueden presentar un dibujo u otro.

mejores zapatillas correr

La mayoría de las zapatillas presenta una distribución de tacos heterogénea para adecuar la pisada a cada parte de la zapatilla. Las zonas de mayor impacto suelen estar reforzadas con un material más resistente y duradero para evitar el desgaste precoz. En la parte delantera es común que haya surcos para posibilitar la flexión de la zapatilla, pues a mayor flexibilidad, mayor capacidad de desplazamiento por parte del corredor.

La mediasuela

La parte comprendida entre la suela y el botín. Esta zona agrupa los elementos de amortiguación, protección, estabilidad y transmisión. La calidad de la mediasuela depende en gran medida de su grosor y el tipo de material con el que están confeccionadas.

El arco

El puente entre la zona delantera y trasera de la suela. Facilita la transición de la zapatilla. Algunos modelos incluyen una pieza estabilizadora para conseguir una pisada más fluida y equilibrada.

Perfil y drop

El drop de una zapatilla ya lo conocemos, la diferencia de grosor entre el perfil trasero y el delantero, expresado en milímetros. El perfil, por su parte, es la diferencia de altura entre el pie y el suelo. Se diferencia habitualmente entre perfil trasero, en el talón; y el delantero, situado en el antepié.

La horma

La horma es un término general para cualquier tipo de calzado, hace referencia al ancho del mismo. Las marcas suelen trabajar con anchos especiales para cubrir las necesidades de todo tipo de corredor.

El upper o botín

Es la parte superior de la zapatilla, tambien se conoce como malla y recubre el pie por arriba y por los lados.

partes de una zapatilla running

En el upper se diferencian elementos como el contrafuerte, el cuello, el mesh upper, la puntera y otros como los cordones, la lengüeta, los ojales, los nervios…

La plantilla

El último elemento de una zapatilla es la parte interior, la plantilla, fundamental para protegerlo. Su espesor varía dependiendo del modelo, pero generalmente están fabricadas a partir de materiales suaves y adherentes, para garantizar confort y estabilidad en el interior del calzado.

Tipo de terreno por donde corres

Para poder escoger el tipo de zapatillas más adecuado es necesario responder a una pregunta: ¿Sobre qué superficie vamos a entrenar?

No es lo mismo correr sobre cemento, asfalto, tierra o superficies escarpadas.

En caso de entrenar de manera habitual por cemento o asfalto, lo más aconsejable es optar por modelos de amortiguación blanda. El trail running, carrera sobre pavimento, campo a través y superficies escarpadas y poco firmes requiere de zapatillas especiales para esta modalidad, con un grosor de suela superior y preparadas para el impacto sobre piedras y rocas.

mejores zapatillas running 2018

Es también importante tener en cuenta la meteorología durante las carreras. Si es un clima lluvioso, unas zapatillas con buena adherencia protegen los pies de la lluvia y las superficies heladas.

Distancia

Un segundo aspecto importante a la hora de escoger zapatillas es valorar bien los objetivos a la hora de practicar running. Para distancias superiores a los 10 kilómetros se han de buscar zapatillas que garanticen confort y amortiguación, con el fin de evitar lesiones.

Si el running es simplemente una afición que consiste en salir a trotar unos días al mes, no es necesario invertir mucho dinero en unas zapatillas, aunque sí se recomienda que sean de buena calidad.

Uso

No es una condición obligada, pero si se dedica mucho tiempo al running, lo más aconsejable es tener unas zapatillas para los entrenos y otra para los días de competición. El motivo es claro: el ritmo de carrera no es el mismo en las sesiones de entreno que durante los días de competición.

Zapatillas de entrenamiento

De este modo, diferenciamos entre las zapatillas de entrenamiento, que son más duraderas, con buena amortiguación y diseñadas para corredores de más peso. Este tipo de zapatillas son recomendables para rodar a ritmos entre 4 y 5 minutos por kilómetro y muchos especialistas recomiendan cambiarlas cada 1.000 kilómetros.

Zapatillas de competición

Las zapatillas de competición también se denominan zapatillas voladoras. Son más ligeras y con menor amortiguación.

mejores modelos zapatilla para correr

En este tipo de calzado se antepone el rendimiento a la comodidad y solo han de ser adquiridas por runners capaces de rodar entre los 3 y los 4 minutos por kilómetro en pruebas. Un buen consejo es cambiarlas cada 400 kilómetros.

Zapatillas mixtas

A mitad de camino entre zapatillas de entrenamiento y de competición están las zapatillas mixtas, que sirven tanto para sesiones de preparación como para carreras. Con una amortiguación media, no son ni muy flexibles ni muy rígidas y están pensadas para distancias medias, entre 10 y 15 kilómetros por entreno o prueba.

Peso y talla del corredor

A mayor peso y dimensiones del corredor, la necesidad de adquirir unas zapatillas con mayor amortiguación es mayor. Esto es, se requieren zapatillas con un drop más alto, por encima de 8 milímetros. Muchos las llaman zapatillas running para corredores gordos o zapatillas para corredores pesados, pero no es la mejor forma de preguntar por ellas en la tienda, claro está.

En el mundo del running, corredores que pesen más de 80 kilogramos ya pueden ser considerados como “grandes” o “pesados”. En el mercado existen zapatillas para corredores ligeros, medios o pesados.

Por otra parte, es también importante valorar la talla de calzado. No es lo mismo un drop alto en una talla 41 que en una talla 46, pues en esta último la pendiente es menos acusada. Por norma general, se deben seleccionar zapatillas más grandes que el pie, lo ideal es adquirir medio número más que el que se utiliza con el calzado habitual. Esto es así porque cuando corremos, el pie se dilata y se ensancha, y esto produce molestias e incluso puede inducir lesiones.

La pisada o el tipo de apoyo

El tipo de apoyo durante la carrera, es decir, el momento justo después a aterrizar tras la zancada determina el tipo de pisada de cada corredor. Atendiendo a este aspecto existen corredores que son pronadores, supinadores y corredores neutros.

  • Los corredores supinadores son los que corren con las piernas separadas y apoyan la zona exterior del pie. Es esa zona la que recibe el mayor impacto sobre el suelo y son poco frecuentes.
  • Aquellos que tienen pisada pronadora tienden a correr con las piernas más juntas y pisan con la parte interna del pie. La mayoría de corredores son pronadores.
  • En el punto intermedio están los corredores neutros, que presentan una pisada plana y no sobrecargan ni la parte interna ni la parte externa.

pisada zapatilla running

La principal diferencia entre los tipos de corredores a la hora de elegir zapatilla es el lugar donde incorpore los elementos estabilizadores y la amortiguación, pues será la zona a proteger más por el mayor desgaste.

  • Los pronadores necesitan zapatillas con control de estabilidad en la zona media-trasera del pie y con refuerzo en la parte interna de la suela.
  • Los supinadores deben apostar por modelos con una amortiguación neutra, mediasuela blanda y con elementos estabilizadores.
  • Los runners con pisada normal pueden usar casi cualquier tipo de zapatilla.

En cualquier caso, si la supinación o pronación son excesivas, lo más recomendable es acudir a ayuda profesional para tratar de corregir este efecto.

Tendencia a sufrir lesiones y molestias

Uno más de los aspectos a valorar es la tendencia a sufrir lesiones. Los corredores habituales acostumbran a valorar su historial de lesiones a la hora de comprar unas nuevas zapatillas, de modo que para aquellos más propensos a sufrir molestias entre el arco del pie y el talón es recomendable acudir a modelos con un buen apoyo en esta zona.

Para los deportistas que padecen molestias en rodillas y tobillos, modelos con mucha estabilidad y buena amortiguación son los más aconsejables. En caso de dolencias en el tren inferior no son adecuados los modelos de zapatilla running  con poco drop, pues el impacto con el firme será mayor y esto acrecienta la posibilidad de sufrir lesiones.

Consejos para elegir zapatillas de running adecuadas

Además de todos los elementos a revisar ya mencionadas, para acertar en la elección de las deportivas de running es interesante seguir algunos consejos extra.

Siempre que sea posible, es recomendable acudir a una tienda especializada donde realicen un estudio biomecánico de la pisada. Si la afición por el running no es tan alta, lo mejor es comprar unas zapatillas neutras y posteriormente acudir al podólogo para comprobar posibles efectos negativos.

deportivas para correr

A la hora de comprar las zapatillas, se aconseja hacerlo a última hora del día, pues los pies pueden llegar a expandirse hasta 2 milímetros al final de la tarde. También hay que tener en cuenta que durante el entrenamiento o la competición, los pies se hinchan, de ahí la necesidad de adquirir zapatillas con medio número más del calzado normal o bien dejar un espacio de un dedo de ancho entre el dedo gordo del pie y la puntera del modelo.

Debemos probarnos las zapatillas con los calcetines o medias de compresión que utilicemos cuando salimos a correr y, a ser posible, ir a la tienda con las zapatillas que acostumbremos a usar, para que los profesionales conozcan bien el tipo de pisada.

Por último, nunca se deben estrenar zapatillas en día de carrera. Es recomendable entrenar con ellas varios días antes para ir amoldando el calzado a los pies.

Mejores modelos de zapatillas para correr 2018

Saucony Triumph Iso 4

Las Triumph Iso 4 de Saucony son las zapatillas más famosas y vendidas de esta marca. Orientadas a runners que buscan confort en sus entrenamientos, hay modelos específicos para hombres y para mujeres.

Son unas zapatillas perfectas para rodajes a velocidad media, entre 4 y 5 minutos el kilómetro y destacan principalmente por ser un modelo de mucha adaptabilidad, agradable al tacto y con buena capacidad de transpiración.

Asics Nimbus 20

Asics es una de las marcas de material deportivo para running más potentes en el mercado. Su modelo Asics Gel Nimbus 20 es uno de los modelos más importantes de la marca japonesa. Surgen como evolución de loas Nimbus 19 y destacan por el material FlyteFoam en la mediasuela que garantiza amortiguación y el gel para reducir los impactos.

Brooks Levitate

Estas son unas zapatillas especialmente diseñadas para corredores con pisada neutra. Con una novedosa tecnología desarrollada por la multinacional BASF y que recibe el nombre de DNA AMP, las zapatillas de la marca americana garantizan buena amortiguación, estabilidad retorno de la energía gracias a su espuma expansiva.

Adidas Ultraboost 4.0

La gama Ultraboost es una de las más conseguidas de la marca alemana. La cuarta generación de estas zapatillas está orientada a corredores con pisada neutra que buscan suavidad y comodidad en sus entrenamientos. El diseño, que incorpora modificaciones con respecto a modelos anteriores, está inspirado en la búsqueda de mejorar la transpirabilidad del calzado.

Estas zapatillas son más recomendables como calzado de entrenamiento y para trotar durante largas distancias.

New Balance Fresh Foam 1080 V8

Para muchos, estas zapatillas son las más cómodas y estables de New Balance. Hay modelos tanto para chicos como para chicas y en ambos casos lo que persigue la marca es garantizar la comodidad y la durabilidad de la zapatilla.

Se pueden utilizar para entrenamientos de todo tipo, por su alta durabilidad. La nueva generación de las Fresh Foam incluye pequeños cambios con respecto a otros modelos para aligerar la zapatilla y ganar en comodidad.

Ahora que ya has leído nuestros consejos para comprar las mejores zapatillas para correr conforme a tu rutina de entrenamiento, tu pisada y tus condiciones físicas, ¿a qué esperas para comprar uno de los modelos de zapatillas running 2018 que te hemos presentado?

Summary
Review Date
Reviewed Item
Zapatillas Running 2018
Author Rating
51star1star1star1star1star